Booking.com

sábado, 6 de febrero de 2016

Orejas de carnaval. Receta tradicional

No hay muchas recetas típicas de carnaval en nuestra gastronomía, pero las que hay están deliciosas, especialmente las orejas de carnaval que he preparado hoy para el carnaval que se celebra este mismo fin de semana.


Se trata de una receta sencilla en los ingredientes, pero que requiere cierta mañana en la ejecución, no tanto para que las orejas parezcan orejas de cerdo tal y como marca la tradición, sino para que la masa quede fina, ligera y crujiente, que es como más se disfruta este postre típico de carnaval.

Ingredientes
  • 250g de harina, 50g de mantequilla, 25 de anís o aguardiente, 100ml de agua tibia, 60g de azúcar glas, 1 huevo, la ralladura de 1/2 limón y una pizca de sal.

Cómo hacer orejas de carnaval

Empezamos mezclando todos los ingredientes menos la harina en un cuenco hasta formar una crema homogénea. Si no nos gusta el toque del limón podemos usar ralladura de naranja o de mandarina. Luego incorporamos la harina tamizándola hasta formar una masa ligera, manejable, elástica y ligeramente grasosa. Dejamos reposar al menos una hora.

El siguiente paso es el más delicado de todos, pues debemos estirar pequeñas bolas del tamaño de una canica de las grandes hasta darles forma de oreja (más o menos). Lo importante, más que la forma, es que queden lo más finas posibles. Para que la masa no se nos pegue no hay que usar harina, sino embadurnar de aceite de oliva la superficie de trabajo y el rodillo.


A medida que vamos dando forma a la masa vamos friendo las orejas en aceite hirviendo (pero sin llegar a quemarse). Puede ser aceite de oliva, aunque para este tipo de fritos prefiero el de girasol, pues el mayor sabor del primero puede robar protagonismo al limón. Dejamos escurrir el aceite sobrante en un plato con papel de cocina y espolvoreamos un poco de azúcar glas antes de servir.

Tiempo de elaboración | 40 minutos más el tiempo de reposo
Dificultad | Media

Degustación

Ligeras, crujientes, sabrosas e irresistibles. Así son las orejas de carnaval, un vicio incontrolable que desaparecerá de la mesa en cuanto las sirváis junto al café después de la comida o durante la merienda.

Fuente

Hoteles en Ushuaia

No hay comentarios:

Publicar un comentario