Booking.com

lunes, 2 de mayo de 2016

Cómo hacer masa de pizza con solo dos ingredientes. Receta exprés

Cuando se deambula sin rumbo por la red a veces te encuentras recetas algo extrañas que te llaman la atención de forma inmediata. Soy curiosa por naturaleza y no puedo evitar sentir la necesidad imperiosa de probarlas en casa, sobre todo cuando parecen extremadamente fáciles y rápidas. Esta receta para hacer masa de pizza con tan solo dos ingredientes había que probarla sí o sí.

Tiene truco, claro. Todos sabemos que una masa de pizza es una receta de panadería que requiere su mimo y su tiempo, si queremos una pizza de buena calidad. Pero como apaño para un día tonto tengo que reconocer que esta receta merece la pena, especialmente esas noches de antojo pizzero cuando queremos calmar el hambre en menos de una hora. ¿Los ingredientes? Harina bizcochona y yogur griego.

Ingredientes para 1 pizza mediana
  • 200 g de harina bizcochona (o 250 g de harina de reposería más 1 y 1/2 cucharadita de levadura química y 3/4 cucharadita de sal fina), 240 ml de yogur natural griego (puede ser desnatado), salsa de tomate, jamón, queso mozarella, orégano y aceite de oliva virgen extra.
Cómo hacer masa de pizza con dos ingredientes

Precalentar el horno a 220ºC. Si no tenemos harina con levadura incorporada tipo bizcochona, prepararla primero tamizando la harina de repostería con la levadura y la sal. Colocar en un recipiente amplio o en el vaso de un robot con gancho de amasar y añadir el yogur griego.
Mezclar bien hasta incorporar los ingredientes, agregando un poco más de harina si estuviera muy pegajoso. Amasar un par de minutos hasta tener una masa homogénea, lisa y sin grumos, ligeramente pegajosa pero que se desprenda de los dedos al tocarla. Estirar sobre una bandeja engrasada o con papel de hornear, untando ligeramente la superficie con aceite de oliva para que no se pegue.
Recomiendo dejarla bien finita, se puede usar un rodillo. Cubrir con salsa de tomate sin llegar a los bordes, distribuir jamón cortado en trocitos y añadir la mozzarella desmenuzada. Agregar orégano, un chorrito de aceite y hornear unos 10-15 minutos o hasta que la masa esté dorada y el queso bien fundido.

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Muy fácil
Degustación
Con estas cantidades se obtiene una masa mediana de pizza para un hambriento o para compartir entre dos, perfecta para una cena perezosa en casa. Podemos servirla también en porciones con más comensales para complementar un menú de picoteo con más platos, o tomarla en el almuerzo junto con una buena ensalada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario