Booking.com

martes, 28 de febrero de 2017

Tiramisú, el postre italiano con una historia oscura

Si pensamos en postres típicos italianos, es probable que entre muchos otros, uno de los más conocidos sea el famoso tiramisú. Se dice que tiramisú es la quinta palabra italiana más reconocida entre los no italianos, después de pizza, espaguetis, espresso y mozzarella. Y aunque hoy goza de fama internacional, en sus inicios no se relacionaba con la crema y nata de la sociedad. Los invito a conocer un poco más sobre el pasado oscuro del tiramisú.

Primero examinemos algunas leyendas. Una de ellas dice que el tiramisú fue inventado en el siglo XVII en honor del duque de Toscana, Cosimo III de Medici, pero pronto se convirtió en el postre favorito de las cortesanas que lo comían antes de realizar sus deberes para obtener un extra de energía. Se dice que en el dialecto local, tiramisú significa “levántame o sacúdeme”.

Otra historia cuenta que fue inventado en Turín a mediados del siglo XIX a petición del primer ministro de Italia, Camillo Cavour, un reconocido gourmet que necesitaba algo que lo “levantara” mientras se enfrentaba con la tarea de unificar la península italiana. Otra historia cuenta que fue inventado en los burdeles. Desde la época medieval Treviso, una ciudad al noreste de Italia, era conocida por sus famosas “casas de placer”. En los burdeles, el platillo más solicitado era el tiramisú, de hecho algunos lo consideraban como un tipo de afrodisíaco.

En sus inicios el tiramisú estaba hecho exclusivamente con yemas de huevo revueltas y azúcar, y se servía en tazas de vidrio con una cuchara, más parecido a una natilla. En los burdeles se les ofrecía este postre a los clientes después de sus sesiones, con objetivo de que se recuperan y obtuvieran fuerzas para seguir gastando en el burdel.
Era tan importante el tiramisú en estos negocios, que los burdeles tenían contratos exclusivos con los granjeros locales para que todas las mañanas les surtieran una gran cantidad de huevos. Las galletas, el mascarpone y el café se añadieron después. Todo esto llego a su fin cuando en 1958 el gobierno italiano cerró los burdeles.
El cierre de los burdeles legalizó el tiramisúSe dice que Le Beccherie, un restaurante de Treviso, fue la que salvo y adopto la receta, popularizándola fuera de los enclaves sexuales. Según la leyenda, Carminantonio Lannacconne, dueño del restaurante, tardo dos años en perfeccionar el postre hasta llegar a la deliciosa mezcla de café fuerte, cremoso mascarpone, huevos, galletas esponjosas y vino Marsala.

Pero esto no termina aquí, un postre tan famoso tiene que tener un montón de posibles orígenes. Otra leyenda dice que el zabaglione, la palabra italiana para designar a la crema hecha a partir de huevo y azúcar, fue creado a principios de 1500 por Giovanni Baglioni, un comandante militar que llego con sus tropas a Reggio Emilia, en en Emiglia Romagna. Los lugareños se refirieron a él en su dialecto como "Zvan Bjoun".Utilizando los ingredientes que tenía a la mano, creo este postre que gusto tanto que lo nombraron con su apodo. Según esta historia, el zabaglione se utilizó para dar sustento a los soldados.
No podemos asegurar cual es el verdadero origen del tiramisú, pero después de leer todas estas historias, podemos ver de que efectivamente existe un tema en común. El tiramisú era un platillo que se utilizaba para levantar los ánimos y recuperar la energía perdida.
Vía | Ozy
Imágenes | Raffaele Diomede | Smarinha | Florence Luong |

No hay comentarios:

Publicar un comentario