Booking.com

viernes, 12 de mayo de 2017

Coca de llanda valenciana. Receta tradicional con un toque integral

Normalmente la repostería requiere un poco de planificación, pero yo llevo una racha de improvisar en la cocina y el otro día me apetecía, de repente, un dulce de los de toda la vida para merendar. No sé cómo llegué hasta la receta de la coca de llanda tradicional del siempre recomendable blog de Fentdetutto, y me faltó tiempo para adaptarla un poco a mi manera. ¡La voy a repetir muchas veces!

La coca de llanda es un dulce típico de la Comunidad Valenciana, también conocido como coca boba o coca de mida. Por lo que yo sé, es una variante del bizcocho casero de esos de toda la vida, del que cada familia tiene su receta con su toque. La gran característica que la diferencia es su forma, pues se hornea en la llanda, la bandeja típica de horno. Mi toque ha sido reducir las cantidades para hacer una coca más pequeña y modificar un poco los ingredientes a mi gusto.
Ingredientes para 1 molde de unos 32x25 cm

  • 2 huevos M, 180 g de azúcar, ralladura de 1/2 limón, 80 ml de leche, 80 ml de aceite de girasol, 1/4 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de canela molida, 200 g de harina de trigo de repostería, 50 g de harina integral (de trigo o de espelta), 1 sobre de gasificante (azul y blanco), 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico o levadura química, azúcar para espolvorear.

Cómo hacer coca de llanda valenciana

Precalentar el horno a 175º C y forrar con papel sulfurizado o engrasar con aceite y harina tamizada un molde rectangular o cuadrado. Si es más grande, saldrá más finita, si es más pequeño, más gordota.
Colocar los huevos en un recipiente mediano, añadir el azúcar y la ralladura de limón. Batir con batidora de varillas a velocidad media, durante al menos dos o tres minutos, para que quede muy espeso. Añadir la leche -puede ser sin lactosa o vegetal-, el aceite, la sal y la canela, y batir un poco más. Incorporar la harina con las dos partes del gasificante y el bicarbonato, y batir a velocidad baja para incorporar.
Terminar de mezclar con una espátula o lengüeta y verter en el molde, igualando la parte superior. Tapar con un paño limpio y esperar unos 10 minutos. Romper las burbujas más grandes que hayan salido a la superficie, espolvorear con azúcar al gusto -sed generosos, esa capita crujiente lo merece-, y llevar al horno.
Hornear durante unos 30 minutos, vigilando que no se queme. Al pinchar el centro con un palillo debe salir limpio. Esperar un poco fuera del horno antes de desmoldar sobre una rejilla. Dejar enfriar por completo antes de cortar en porciones.

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Esta coca de llanda tradicional es una auténtica delicia esponjosa para desayunos y meriendas. Buenísima para acompañar la leche, el café, un té o un buen chocolate, caliente o frío, que ya apetece. En un recipiente hermético aguanta bien varios días, si es que dura. Si sois varios en casa, doblad las cantidades sin problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario