Booking.com

jueves, 11 de febrero de 2016

Receta de ensalada molecular. Cocina de diseño en tu mesa

¿Se puede ser original ante nuestros invitados con una ensalada? La respuesta es sí, claro. Sobre todo si les presentáis esta exclusiva ensalada de gastronomía molecular, que hará que os pregunten si estáis yendo a clases de cocina de autor.



La receta de esta ensalada molecular de hoy es más original por su forma de presentarla que por los ingredientes que la componen en sí, pero como en muchas ocasiones la sencillez y el sabor casi siempre supera a preparaciones más rebuscadas.

Ingredientes para dos personas

•30 g de rúcula
•160 ml de agua
•½ cebolleta
•Sal
•3,2 g de agar agar
•2 tomates o 10 tomates cherry
•Albahaca fresca
•Aceite de oliva virgen extra
•Vinagre
•Sal

Cómo hacer ensalada molecular

Comenzaremos preparando un aro de emplatar de más o menos 20 centímetros que forraremos por su base exterior con film de cocina, sino disponemos de aro buscaremos una bandeja rectangular planita de la que recortaremos después un cuadrado de 20 por 20. Seguidamente ponemos la rúcula, el agua, la cebolleta picada y la sal en el vaso de una batidora. Trituramos todo bien con las cuchillas.

De esta mezcla separamos 200 gramos que los ponemos en un cacito, echamos en forma de lluvia los polvos de agar agar y removemos con unas varillas hasta que se disuelva.

Ponemos esto al fuego y sin dejar de remover lo llevamos a ebullición, separamos del fuego y lo vertemos con cuidado en el aro en una altura de un centímetro aproximadamente. Lo pasamos a la nevera y lo dejamos enfriar hasta que gelifique.

En el momento de servir picamos los tomates en trozos sin semillas, añadimos unos dados de mozzarella, aliñamos con la sal y el aceite y vinagre.

Desmoldamos el gelificado de rúcula, que lo colocaremos en una bandeja plana de servir. Colocamos el tomate, decoramos con unas hojas de albahaca.



Tiempo de elaboración | 10 minutos + tiempo de cuajado
Dificultad | Fácil

Degustación

Vais a quedar como auténticos chefs cuando sirváis en vuestra mesa esta ensalada molecular. Si el sabor de la rúcula os parece demasiado amargo siempre podéis dulcificarlo con parte de otros brotes verdes, como canónigos o espinacas baby.

Esther Clemente

Fuente


No hay comentarios:

Publicar un comentario